Interés generalSociedad

DESPUES DE 37 AÑOS RECIBIO LA CARTA DE SU HIJO QUE MURIO EN MALVINAS.

Jorge Ludueña, el cordobes de 18 años murio en las Islas a causa de la comida en mal estado. Un oficial oficial guardo la carta y sus hijos la entregaron a la familia

 

Con 18 años y casi sin preparación Jorge Ludueña, nacido en las Varillas,Cordoba, fue llevado a combatir a las Islas Malvinas.

El 20 de mayo de aquel año, a menos de un mes de ser convocado para librar la guerra contra los ingleses, Jorge murió a causa del hambre y el frío que padecieron cientos de soldados. La carta tampoco llegó a destino: quedó entre las pertenencias del suboficial Miguel Ángel Gaete, que falleció sin encontrar el domicilio de los Ludueña.

Este año, los hijos de Gaete la encontraron entre las pertenencias de su padre durante una mudanza. Así se lanzó una nueva búsqueda de los familiares de Jorge, con el objetivo de entregarles esta carta escrita 37 años atrás. Lograron ponerse en contacto con uno de sus primos, que les anunció que la madre del soldado aún vivía.

“Estoy muy decaída, porque esto no me lo esperaba -admitió Manuela Roldán, madre de Jorge, a +Info, por La Nación +-. Mi sobrino contactó a mi nieta y le preguntó si yo iba sentirme fuerte para recibirla. Yo no la pude leer, por la emoción, la leyó mi nieta, que era su ahijada”.

“Nos dijo que tenía mucho frío y nos pidió que le mandemos chocolate y ropa, yo no sé si recibió lo que le mandamos. La carta la voy a encuadrar, no tuve el coraje de leerla bien”, agregó, conmovida, la mujer, que hoy vive en la localidad cordobesa de San Francisco.

Los restos de Jorge descansan en el cementerio de Darwin, en la Isla Soledad, a casi 2300 kilómetros de distancia de su familia.

“Queridos Padres: Les escribo estas líneas, para decirles que estoy bien y espero que sepan dónde estoy y que no se hagan problemas porque no va pasar nada, rogándole a Dios. Estas líneas son para contarles que aquí hace mucho frío y que la comida es escasa y espero que esto termine pronto así estás más tranquila. Te cuento que el mes pasado nos pagaron el sueldo y cada uno sacó 20 millones y que pagan todos los fines de mes. Pero mándame el pulóver y un par de medias porque vamos a salir de licencia, todos los fin de semana si salimos de esta.

Querida hermana: te escribo estas líneas para decirte que estoy bien y que no te asustes por lo que está pasando, espero se arregle pronto así están más tranquilos. Estela mándame una carta por lo menos, que escriba la mami que hace mucho que no escribe. Cada vez que hay cartas espero una de ustedes, y cuando no me mandan me pongo triste. Estela como andas con el “Beto”, se llevan bien o andan a las patadas y la Marita como esta grande, picuda no me extraña. Vos sabes como la extraño a la Marita hay soldados que extrañan a sus hermanitos y yo le dije que tengo una sobrina. Bueno estela sin más nada que contarte saludos al “Beto” y besos a la Marita y a vos chau hermana.

Queridos Tíos y abuela: Les escribo estas líneas para decirles que estoy bien y que estoy un poco preocupado porque aquí hace mucho frío y la comida es muy poca, espero que no te enojes de no haberte escrito una carta, es que no tengo tanto tiempo, espero que ustedes se encuentren bien y que escriban una carta en vez en cuando para saber cómo andan. El Oscar si trabaja y el Hugo sigue trabajando de Valbo y consiguieron la casa del barrio que se hicieron anotar y la Ester como anda con el José, espero que me manden una encomienda con masitas y chocolatines. Bueno sin más nada que contarles le mando besos a todos Chau. Perdonen la letra”.

 

Creditos:La Nación

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *